miércoles, 15 de octubre de 2008

Simetría

Para mi madre

Aquél día, al igual que muchos otros, con campo abierto y de mano de la casualidad, fui testigo del -ahora famoso- choque de aviones en pleno vuelo.
Resulta harto complicado describir un sentimiento de sorpresa la primera vez que se experimenta; aún así, la oportunidad de expresar mi sobresalto se presentó inmediatamente pues, justo cuando el ruido de metales achicharrados precipitándose cesó en el horizonte auditivo, un estruendo a pocos metros atrapó mi atención: dos patrullas a toda velocidad impactaron de frente justo en la esquina a la que me dirigía. Pensé, es posible que los distrajera el accidente aéreo, o quizás, iban tras aquellos sujetos que, algunos metros más allá, discutían pistola en mano apuntándose mutuamente. El impacto de las patrullas los habrá asustado haciéndolos disparar al unísolo esparciendo sus restos en la banqueta. Dos perros que no fueron ahuyentados por las detonaciones se peleaban la autoridad sobre el banquete improvisado. Minutos después la calle era un caos: los paramédicos de dos ambulancias de la misma zona debatían en quién se llevaba a quién tomando en cuenta los policías heridos y la gente con crisis nerviosa. Una tercera ambulancia impactó de lleno con una de las ya estacionadas tratándole de ganar el lugar a una cuarta ambulancia que fue a dar irremediablemente contra aquella que estaba al lado de la primera. Dos grúas que venían por las patrullas viraron al mismo tiempo por esquinas contrarias.
Yo estaba al borde de lo tolerable, a punto de perder la razón e intenté calmarme entre ruidos de gente desesperada y sirenas de todo tipo. En una banca, cruzando la calle, un sujeto me miraba mientras llevaba, como yo, su manos al rostro, interpretando con mímica, la sorpresa que antes no pude expresar con palabras. Idéntico a mi.

12 comentarios:

  1. De manera sexy y susurrando al oido comento:
    Tanto caos solo puede estar regido por tal simetría

    ResponderEliminar
  2. quise escribir un choro mareador acerca de las paradojas de la vida y blablabla...pero mi palabrería está de mas... si el título de la entrada habla por sí solo...

    ud es so fuckin' good...

    :)

    vuelvo cuando tenga post nuevo, como siempre....

    ResponderEliminar
  3. Me gusto tu cuentito, termina como el mio de "olvido".
    Pero aun sigo esperando el de "asesino" que has prometido durante largo rato.
    ¡¡¡que esperas!!!

    ResponderEliminar
  4. no vuelva a tomar en martes n_n

    me gustan los relatos que hacen suponer al lector que todo se ha tratado de un sueño o una alucinacion pero que no ponen en claro que lo son n_n

    sabe n_n me gustaria leer un cuento mas fantacioso, no tan crudo ni real a la vez XD

    pero eso me gustaria a mi na'mas XD

    G.

    ResponderEliminar
  5. mmm, demasiada histeria y caos, mejor vuelve a los relatos en los ke te sorprende el final por que nunca lo esperabas, y en los que no necesitas utilizar histeria, drama, caos y sangre.

    ResponderEliminar
  6. Lo más cercano que he estado de un choque de aviones fue en una atropellada de un perrillo.

    Iba en el carro con mi pá, lo atropellaron, salí corriendo en dirección al perro, lo subi al auto, lo llevé al veterinario y desembolsé cien pesitos para que lo curaran. Como ya tengo 2 chihuahuas mi madre me dijo que no podía adoptar otro así que lo dejé en el parque, eso sí, ya curadito.

    En cuanto a lo de los anónimos... No te preocupes, hay uno que a mi me tira el perro, así que igual y no te insulta.

    ResponderEliminar
  7. O quizás era un espejo y tú estabas a tus espaldas.

    Jojojo. Si no te cuidas de los anónimos se pueden volver críticos.

    ResponderEliminar
  8. Medio predecible el final..
    Me gustó la historia..

    También ando esperando la de "Asesino".

    ResponderEliminar
  9. Hoy checando en los blogs amigos de Pimiento rosado, encontre el tuyo con la particular nota al lado de tu nick (que bien escribe) y decidi entrar me percate que pinkpepper estaba en lo cierto, muy buenos textos, saludos desde Veracruz!

    ResponderEliminar
  10. Me recordó cuando iba de regreso de una fiesta y vi a dos accidentados tirados. Iban en una moto y se estrellaron contra un árbol, quedaron uno frente al otro con suertes distintas: uno murió, el otro sobrevivió. Simetría celeste.

    ResponderEliminar
  11. buenisimo blog me encanto .....en la blogosfera siempre hay algo bueno pero tu te fuiste de largo saludos el blog de alado

    ResponderEliminar