miércoles, 8 de octubre de 2008

El Circo

Para Elena



La burbuja fue presentada con parsimoniosa reverencia. Hay quien dice que es más el culto rendido a gigantesco objeto que su interior lo que en verdad aterra y ofende a los débiles de estómago. Pero las historias en derredor al misterioso circo pertenecieron siempre a quienes, por cobardía, salían huyendo bajo la carpa tumbando todo a su paso.



Quienes presenciaron el acto de principio a fin sufrían pérdida de memoria, ataques epilépticos o simplemente desviaban la conversación por miedo a invocar una vez más a aquello que habían encerrado en tan delicadas paredes.



Solo el último acto fue narrado por el hermano de quien cambiaría el espectáculo por completo. Historia que fue aceptado por la multitud al corroborarse por otros cuatro valientes testigos.



De aspecto brumoso apareció solemne acabando el espacio interno de la carpa. El presentador y demás asistentes se retiraron dejando a los seis invitados apreciar el Miedo Secreto, que era como presentaban el acto de pueblo en pueblo. Cuando la niebla disipó, la silueta cortejada por la luz de velas que proveía toda la iluminación presente se dibujó como un insecto colosal. Valiéndose de lastimeros y repentinos movimientos daba giros nerviosos sobre su eje, lo más alejado de cualquier extremo. Ni los seis hombres, si así se lo propusieran, apaciguarían la bizarra criatura si ésta tratara de hacer algo fuera de quedarse donde estaba. El miedo ahogó cualquier exclamación de disgusto o asombro; pero el mismo miedo decantó la curiosidad para algunos. Uno de ellos se acercó lo suficiente para ser atrapado por un sopor inesperado; la cabeza del insecto paragonó el de una mujer sin rostro. Difícil de explicar sin que la voz tiemble esquivando las palabras que ordena la memoria. Se dice que el trance en que cayó el primero fue tan fuerte que no sintió los golpes de su hermano para evitar que entrara a la burbuja. Expresa que aún con las piernas rotas se arrastró al interior de ésta que al instante se nubló nuevamente. Los cuatro restantes intentaban ayudar al hermano que se quedó golpeando la burbuja, ni la fuerza de cuatro impulsada por el pánico podía despertarlo de la desesperación. Del otro lado, quien se aventuró involuntariamente fue acogido por una mano cálida entre las tinieblas. Ten calma, aquí estás a salvo. La mujer más hermosa que en la vida había visto le pidió que esperara con ella a que los monstruos se fueran para poder escapar. Solo es cuestión de paciencia, éstos se irán rápido. Volteó buscado el exterior del enorme círculo donde se encontraba; cuatro enormes insectos parecían estar devorando a uno de los suyos.

12 comentarios:

  1. k paso con el raro animal, k iba a servir para experimento. el k pico a tu hermana.. murio el insecto?

    ResponderEliminar
  2. una historia muy bizarra XD bueno no se si bizarra sea la palabra correcta :P

    no logre decifrar que sigifica peragonó pero aun asi me gusto

    n_n

    no tanto como otras debo admitir pero sigue siendo su estilo

    n_n

    G.

    ResponderEliminar
  3. Ah me recordaste aquellos espectaculos de las ferias carnavaleras donde muestran a la mujer/araña, entras con pleno conocimiento de que vas a ver un fraude pero una vez dentro de las sucias instalaciones el ambiente no deja de incomodar mientras quien se sienta bajo la mesa y saca su cabeza a traves de un burdo traje te observa friamente.

    ResponderEliminar
  4. esto es un deja vu.

    justo como en una carpa de circo.. pero es un cuento que no contare ahora...

    ResponderEliminar
  5. Me molesta sobremanera que me corrijan. Borraré tu comentario.

    Bueno, no. Gracias. Te amo. Cásate conmigo.

    ResponderEliminar
  6. Hermano!!!! gracias me gusto mucho mucho mucho, esta rarisimo es como un sueño, me lo imagine todito, gracias te quiero los muchos.

    ResponderEliminar
  7. pues yo como siempre de metiche...

    porque a veces lo hago silenciosamente pero siempre ando rondando por los ciberespacios...

    saludos y si, que bonito es casi todo!!!

    :)

    ResponderEliminar
  8. pues yo como siempre de metiche...

    porque a veces lo hago silenciosamente pero siempre ando rondando por los ciberespacios...

    saludos y si, que bonito es casi todo!!!

    :)

    ResponderEliminar
  9. Ya no escuches a la barranca, porque despues ya nadie te podrá sacar (buey)

    ResponderEliminar
  10. El éxodo de los circos, suele hacerse allegar de todos los espírituos y engendros de las ciudades y poblados que los observan establecerse temporalmente.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  11. Te tomé prestada la palabra "parsimonioso".

    Espero que no te importe jeje.

    ResponderEliminar
  12. Un día entré a una feria de animales deformes...
    ¡Vaya horror! Ejem...

    ResponderEliminar