lunes, 13 de octubre de 2008

Ni entonces

No soy obsesivo, es solo que me resulta difícil dejar de verla. Cada día por mi casa, como si fuera el anterior, aún fresco en la memoria, o como si fuera el último, tan odiado, justo debajo de mi ventana la veo ir y venir en su rutinaria parodia de cómo deben ser las cosas bellas. Quién en su sano juicio apartaría los ojos de tan suelto paso y, sin embargo, adusto carácter. Ahí va ella calle arriba como buscando inmortalidad en el vuelo de su falda; cuarto de hora después, ahí viene cruzando con seguridad la calle frente al kiosco, sobradas están las miradas de advertencia; si alguien tuviera problema con su trayecto, preferiría cien veces bajar la velocidad y esperar a que su esbelta figura ilumine su panorama por un instante para dejarse arrastrar al momentáneo trance de la parodia de lo bello.

Ayer despertó muy temprano con rumbo al gimnasio. Repito, no soy obsesivo, yo también me levanto temprano los domingos, aunque no voy al gimnasio. Fue calle arriba dejando marca en cada paso como acostumbra. Pero la costumbre llega a ser la muerte para muchas personas. Como a eso del mediodía, la suerte cobró lo que nadie cree deberle. El kiosco quedó salpicado por los restos de la que minutos antes cruzó corriendo la calle sin atender el autobús que tampoco atendía al pasaje del fin de semana.

Ni entonces pude dejar de verla.

10 comentarios:

  1. Pues no sé si lo que voy a escribir es sexy, pero me dejo boquiabierta lo que lei.
    Chido.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. una vez vi como atropellaban a un pequeño como de 10 años

    hum esas cosas no se olvidan yo no podria mirar...

    G.

    ResponderEliminar
  3. ... me quedo con la descripcion de tu rutina y las miradas furtivas que le dedicabas... de ahi en fuera me recuerda que yo si voltee a tiempo...

    ResponderEliminar
  4. como siempre
    buen inicio de semana, yo sigo pasando cada quel blogroll me chismea cuando los favoritos han subido entrada nueva...

    "...ni entonces pude dejar de verla"

    ni de broma pude haber dicho/escrito eso...soy hartamente marica para ver rojo sangre y vísceras de fuera...

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Ojalá se legalice la necrofilia.

    ¿Eso es sexy?

    ResponderEliminar
  6. Lo de arriba no fue sexy....

    Me da miedo tu post.. Ojalá nunca me toque ver un atropellamiento.

    No sé lo de Magneto... Lamentablemente no tengo el primer disco.. Era demasiado joven.. T_T

    ResponderEliminar
  7. Es oficial...

    pertenesco a la tercera edad...

    vuelaa vuelaaa...

    u_u

    G

    ResponderEliminar
  8. Tienes que estar bromeando...
    El inevitable aún para la belleza misma. Que inverosímil, que paradoja, la hermosura no debería morir.

    ResponderEliminar
  9. Me recordó el final de "Los amantes del círculo polar".

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. jajaj orales el adrián, a veces funciona, si dejamos opinión mayormente es para que nos respondan, es un maldito circulo vicioso.

    ResponderEliminar