miércoles, 4 de febrero de 2009

Policiaco

Cien escalofríos desfilaron por sus espaldas cuando ella, sentada bajo la luz de la única lámpara, levantó la cabeza descolgándo el terror de sus rostros.

El comandante confirmó lo que la sospecha susurraba en oídos de los agentes que la trasladaron al cuarto de seguridad. Recibieron orden de vigilarla.

El primero, aquel recargado a la pared donde está la puerta, no conseguía asimilar lo sucedido apenas minutos antes; una llamada de emergencia denunciando asalto a vivienda. Dos muertos y un menor herido. Cerró la radio y enfiló la patrulla a toda velocidad. Arribó a la escena antes que cualquiera y encontraría a la niña bañada en sangre ajena.

El segundo agente, del otro lado de la habitación, hallaría a los padres de la niña en la recámara principal. Empuñaba con fuerza su escopeta tanto más tiempo le sostenía la mirada guardándose la ira y asco por la escena presenciada.

El tercero, miraba intermitente al primero y al segundo, pero tratando de no perder detalle de la niña justo a su lado.

Entró al fin quien, a vista de cualquiera, parecía estar a cargo del edificio entero. Miró altanero al agente junto a la puerta, pasó revista a los otros dos y, con cantados movimientos sacó un pitillo que encendió de igual manera. Posó entonces sus ojos en los de la niña. De antemano sabía que, o dirigía las preguntas apropiadas, o se olvidaba de poder interrogarla. En dos bocanadas se sentó frente a ella y dejó caer una gruesa carpeta en la mesa, misma que se llenó de papeles y de sangre.

Al tiempo que cayó el pesado folio, azotó también la cabeza del comandante. Los tres agentes reaccionaron de inmediato pero, al levantar los brazos, solo aparentaron apuntar con escopetas. No tenían nada en las manos. Las armas descansaban sobre la mesa frente a la niña quien, lentamente, desollaba la garganta del comandante.

No se preocupen, prometo que no tardaré.

5 comentarios:

  1. oooh!...
    que relato tan interesante....y si, me puso la piel de gallina.
    felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Diablos!...pero a ver, les proemte que no tardará, ¿para seguir con ellos?, o ¿ella traía la escopeta? ó ¿a sus pas tambien los degollo?...ó, ¿mejor me voy a chiflar a otro lado?

    ResponderEliminar
  3. Bravo!!! es el que mas me ha gustado de todos de todos de todos aunque he dicho lo mismo de otros pero lo retiro este es mi favorito.
    Felicidades hermano ojala tuviera la mmitad de talento que tu tienes.
    Te quiero!!!

    ResponderEliminar
  4. :O ai me dio miedooo...
    es la primera vez que leo algo asi :|!

    ResponderEliminar
  5. Híjole esta es la realidad,que lamentable que la mente tan distorsionada de la chamaca haya llegado a estos extremos. Est´muy bien escrito,diseñado y secuencial¡¡¡ FELICIDADES MI'JO !!!!!1

    ResponderEliminar